Archivo para septiembre, 2009

Siete mesas de billar francés (Gracia Querejeta, 2007)

Posted in cine español, drama, humor, Maribel Verdu, Raul Arevalo on septiembre 29, 2009 by joseluis47


Ultima película hasta la fecha de la directora madrileña Gracia Querejeta, con un reparto de lujo encabezado por Maribel Verdú que por fín consiguió el Goya a mejor actriz principal por esta película, Goya que se le estuvo escapando en los años anteriores y no porque no lo mereciera, pero finalmente lo consiguió, y en una de las ediciones mas competitivas de los Goya.

Le siguen a Verdú, Blanca Portillo, candidata al mismo Goya que Maribel, en una gran actuación también, Amparo Baró, que consiguió el Goya a mejor actriz de reparto a pesar de su corta actuación y uno de los mejores actores españoles del momento, Raúl Arevalo, que se le escapó el Goya a mejor actor de reparto, pero que sigue demostrando en cada película que es capaz de bordar cualquier papel que le pongan por delante.


Siete mesas de billar francés es una película emotiva con algun que otro punto de humor, lo que la hace interesante y entretenida. Angela (Maribel Verdú) y su hijo Guille viajan a Madrid para ver a su padre y abuelo del chico, Leo, que está enfermo, al llegar a la ciudad Leo acaba de morir, dejando como herencia un local de billar que se encuentra en la ruina. Angela, impulsada por problemas personales decide mudarse a la capital y reabrir el negocio juntando al antiguo equipo de billar, una misión en la que tendrá que hacer frente a los fantasmas del pasado y los problemas personales del presente.


Creo que es una buena película que no se deberían perder, con unas actuaciones brillantes, al igual que sus actores, y una historia diferente que reniega un poco de los tipismos del cine en general.

Por cierto, ¿Sabrían ustedes decirme para qué sirve un viejo?

Puntuación: 5 sobre 7.

Buenas noches y buena suerte.

Anuncios

Los girasoles ciegos (José Luis Cuerda, 2008)

Posted in cine español, drama, Jose Luis Cuerda on septiembre 8, 2009 by joseluis47


Una gran película de un gran director, Cuerda vuelve a cautivarnos con un cine que podríamos calificar de denuncia donde nos transmite la sinrazón de aquellos años recién finalizada la guerra civil española a través de una historia cualquiera; la vida de una familia roja acosada por un diácono con dudas sobre su inminente sacerdocio.

Ricardo (Javier Cámara) vive oculto en hueco de la pared por haber pertenecido a Izquierda Republicana antes de la guerra, su mujer, Elena (Maribel Verdú), intenta salir adelante ocultando la verdad de su familia; a la ocultación de su marido hay que añadirle que su hija se ha fugado con un comunista que lleva meses en las listas de la policía. Todos los días lleva a su hijo Lorenzo (Roger Princet) a la escuela donde le da clases un diácono llamado Salvador, interpretado magistralmente por Raúl Arévalo, que se encapricha de Elena y la empieza a acosar hasta que descubre la verdad.


Es una película lenta pero sensible y llevadera, que nos muestra la realidad de la posguerra en una España nacional-católica donde la iglesia intenta imponer el poder que Franco le ha dado con sus absurdas teorías sobre la fe y sus argumentos sin sentido para dar credibilidad a su versión de la bondad y de la vida.


Me queda destacar las actuaciones de Maribel Verdú y de Raúl Arévalo, sin ellos el film se habría quedado en una mera película sobre la España de Franco. Raúl Arévalo, a parte de bordar su papel, ha demostrado que puede interpretar a la perfección cualquier papel que le pongan por delante, es sin duda, uno de los mejores actores del cine español, al igual que Maribel Verdú, que como todo el mundo sabe es una actriz como la copa de un pino.


Película indispensable para el que le guste el cine lento y español, porque el cine español también sabe hacer sus “pequeñas obras maestras”. Puntuación: 6 sobre 7.

Buenas noches y buena suerte.

El camino a casa (Zhang Yimou, 1999)

Posted in drama, Zhang Yimou, Zhang Ziyi on septiembre 1, 2009 by joseluis47


Preciosa película, una de las muchas obras maestras de Zhang Yimou, sin duda uno de los mejores directores chinos de la actualidad. Sencilla y directa, de una fuerza emocional tremenda, veraz y absolutamente enternecedora. Toda la película gira en torno a su personaje principal, la preciosa y adorable Zhang Ziyi en su début cinematográfico, ahora muy conocida por su participación en filmes como Tigre y dragón, Hora punta 2 o Memorias de una geisha. Realmente, resulta encantadora. Parece imposible no enamorarse de ella. El director es consciente de su gran magnetismo, y lo explota en casi cada escena. La época y el lugar de la historia son retratados con gran sensibilidad y realismo.

Luo Yusheng (Hongley Sun) es un hombre de negocios que debe regresar a su pueblo natal para encargarse del funeral de su padre, fallecido repentinamente. Su madre, una anciana aferrada a las viejas costumbres, se empeña en realizar la procesión del cadáver a pie desde el hospital de la ciudad, hasta el pueblo, encontrándose ambos puntos a gran distancia. El alcalde del pueblo insta a Lou para que haga ver a su madre la dificultad de tal tarea, pero la anciana no dará su brazo a torcer.

En realidad, la mayor parte de la película se desarrolla durante los años de juventud de los padres de Lou. Narra como se conocieron, se enamoraron y, finalmente, acabaron juntos. Al final de la película, los espectadores podrán entender las razones que empujan a la madre de Lou a comportarse de forma tan intransigente.

Zhang Yimou es famoso por ser un gran conocedor de la psicología femenina. Desde luego, y como se muestra en esta obra, las mujeres en sus películas hacen gala de una fuerza y riqueza interior sin parangón. El estilo de Yimou es delicado, sencillo y poético. La historia de amor es creíble y conmovedora, sin cursiladas ni trucos.

Zhang Ziyi está brillante. De una naturalidad pasmosa. Se muestra como una chiquilla inocente, viva y angelical. Sin ella, está película no sería tan grande. Su elección para este personaje es un acierto magnífico de Yimou, gran descubridor de la que se ha convertido años después en una de las mejores actrices del mundo.

Una película totalmente imprescindible, de las más hermosas que he visto en mucho tiempo. Obra maestra del cine asiático e internacional. Puntuación: 7 sobre 7

Buenas noches y buena suerte