Archive for the Uncategorized Category

Posted in Uncategorized on febrero 7, 2011 by joseluis47

‘Funny Games’, una aburrida tomadura de pelo

Posted in Uncategorized on julio 26, 2010 by joseluis47

Hoy se me ha ocurrido escribir una reseña sobre ‘Funny Games’ de Michael Haneke, película que vi el viernes bajo recomendación de un buen amigo y de la que tengo que admitir que pensaba que era prometedora. Yo voy a hablar de la revisión de 2007 aunque en todas partes he leído que ésta es un calco, plano por plano y con idéntico guión, de la versión de 1997, también del mismo director.

Protagonizada por Naomi Watts, Tim Roth, Michael Pitt y Brady Corbet, la película gira en torno a una familia que sale de vacaciones para desconectar del trabajo. Unos jóvenes llaman a la puerta para darles la bienvenida a la zona, sin embargo, a pesar de las buenas palabras, los jóvenes amenazan a la familia y les proponen un juego simple: apostar si los miembros de la misma seguirán vivos al día siguiente.

Según Haneke el film pretende dar una visión de la violencia como algo natural en algunos seres humanos, los cuales pueden actuar de una manera vil sin que les parezca extraño y aún comportándose como personas normales y educadas fuera de sus ataques psicóticos. Hay que decir que en cierto modo esto lo consigue porque la visión de que existan personas como los dos jóvenes es estremecedora.

El arranque es muy notorio y rápidamente podemos ver a la familia instalada y haciendo vida en su casa vacacional hasta que irrumpen los jóvenes en la primera cálida mañana. La ausencia de música en los primeros minutos tras su aparición junto con la pasividad que muestra el joven Peter (Brady Corbet) ante la actitud de la clásica ama de casa, en principio amable, pero sintiéndose cada vez más intimidada por el mismo, empieza a desatar en el espectador una cierta angustia que aumenta hasta altos niveles con la incorporación de Paul (Michael Pitt) a escena.

En este arranque Haneke consigue con buena nota provocar al espectador una sensación de agobio, lo que define al film intrínsecamente como de buena calidad. La aparición de George (Tim Roth) y su agresión lo considero el punto álgido pero después de esto, una vez realmente secuestrada la familia, la película se viene totalmente abajo exceptuando las buenas (que no excelentes) interpretaciones de Naomi Watts y Tim Roth. El guión prácticamente se reduce a un monólogo de Paul dado que su compañero es un lacayo subordinado a sus órdenes y la familia está demasiado asustada como para hacer otra cosa que suplicar que se vayan, todo esto sin mencionar lo lenta que transcurre la acción mientras los asaltantes proponen juegos sin sentido ni finalidad, que al principio resultan interesantes, pero que terminan en nada. Tampoco me creo que la familia no se enfrente de forma violenta con los asaltantes… pero ni yo ni nadie.

Algo que contribuye a que la película se convierta en un tostón son los interminables planos, alargados hasta la saciedad por un Haneke que parece que en muchos casos lo ha realizado para conseguir que el metraje alcance la duración necesaria porque originalmente no daba para más. Artísticamente, un plano largo en el que se observe la interpretación de un actor puede resultar atractivo pero cuando se abusa de este recurso no se pueden conseguir más que bostezos en el espectador, más aún si hay algunos en los que ni siguiera hay actores (recuérdese plano de casi dos minutos del exterior de la casa de los Farber donde absolutamente nada ocurre). Cabe añadir que en estos casos, la ausencia de banda sonora que tan bien funciona al principio hace que la acción transcurra de manera aún más insoportable.

Dejando a un lado la discusión de si los planos encajan bien o mal (para un servidor sobran muchos de estos minutos) hay muchos momentos en los que se roza el absurdo más absoluto. Me explico: sabemos que estamos viendo una película, que es ficción, que estamos viendo un espectáculo y no participando en él… ¿a qué viene entonces que Paul hable dirigiéndose al público como si estuvieran realizando una grabación? Esto ocurre un par de veces y lo veo realmente innecesario y absurdo y que te saca totalmente de la película una vez estabas dentro. Por supuesto también está totalmente fuera de lugar la conversación final entre los dos asaltantes acerca de lo que es realidad y lo que es ficción.

Me dejo para el final el momento en el que cualquiera diría ‘vale, he visto suficiente, quita esta mierda de película’, y como no, me estoy refiriendo a la patética escenita del mando a distancia. Después de haber tragado con un buen rato en el que la acción es ínfima y los planos te hacen desear el final de la película, cuando por fin ocurre algo interesante (atención spoiler) con el disparo a Peter, su compañero busca como loco un mando a distancia, rebobina la acción y ya… aquí no ha pasado nada (fin de spoiler). ¿Que cojones es esto? Pues una tomadura de pelo como un piano, no quité la película porque ya le quedaban pocos minutos pero ahí terminaron mis esperanzas en que se recuperase el ritmo y la atmósfera inicial.

Hay quién dice que este trabajo es una gran obra que pretende jugar con el espectador, de ahí que Paul se dirija al mismo, y que mediante los planos fijos pretende mostrar la violencia como algo cotidiano y perfectamente normal. Tengo que decir que, al menos conmigo, no han funcionado los recursos que dicen que Haneke utiliza con maestría.

En definitiva es una película que, sin llegar a ser un bodrio absoluto, roza el absurdo de forma que comienza muy bien transmitiendo sensaciones al espectador (es lo que la salva de ser un bodrio de amplia magnitud), pero que se desinfla por la mitad, dejando una sensación final de que es una mala película, una pérdida de tiempo… una tomadura de pelo.

Puntuación: 4 sobre 7

También en just4cool

‘Shutter Island’, confusa e inquietante

Posted in Uncategorized on julio 19, 2010 by joseluis47

Está claro que no es una película de últimos estrenos pero tuve la oportunidad de verla ayer en HD y la verdad es que el último trabajo de mi aclamado y admirado Martin Scorsese está más o menos a la altura de lo que cabría esperar antes de su visionado. El primer punto a aclarar es que Scorsese no es un autor especializado en películas de Intriga/Suspense/Terror por lo que al abordar la película debemos hacerlo sin tomar demasiado en serio la trayectoria impecable de dicho autor

Se trata de un campo totalmente nuevo para el bueno de Martin, muy alejado del tipo de cine al que nos tiene acostumbrados relatando historias de la mafia, violencia y estafas. Esta vez nos embarcamos en un viaje hacia la locura, en un ambiente tenebroso y con un elenco de personajes que transmiten de todo menos buen rollo.

Basado en una novela de Dennis Lehane, el film nos traslada a 1959 y nos cuenta la historia de Teddy Daniels (Leonardo Di Caprio), un agente federal que viaja con su nuevo compañero Chuck Aule (Mark Ruffalo) a una isla que alberga una institución mental para criminales para investigar la extraña desaparición de una interna psicótica. La isla parece albergar un tenebroso secreto el cual Teddy está decidido a destapar cargando con antiguos traumas debidos a su participación en la segunda guerra mundial y a la violenta muerte de su mujer.

El punto de partida es más que interesante y en apenas 10 minutos de metraje la investigación ya ha comenzado otorgando interrogantes e inquietud sobre los personajes al espectador lo que constituye una muy buena puesta en escena. La locura y las situaciones tétricas es el recurso más utilizado por Scorsese para infundir inquietud a través de las constantes pesadillas del personaje principal con el que se empatiza con facilidad. Lo cierto es que lo consigue, si bien al final de la película empieza a resultar algo pesado y ya llega un punto en que no sabemos si el personaje está “flipando” o lo que está viendo es verdad.

El guión es correcto y los actores están bastante bien aunque tampoco es que brillen como en otros trabajos en los que han participado. La historia se desenvuelve con interés sin resultar pesada en ningún momento y a un buen ritmo aunque, como ya he comentado, hay situaciones de paranoia de Teddy que pueden resultar algo cansinas e interrumpir el transcurso de la historia. Hay que destacar que en determinados momentos el film se vuelve predecible de manera que no hace falta ser un genio para saber en qué va a terminar la cosa aunque para el espectador medio se trata de una de esas películas cuyo final supone un bofetazo que hace que no olviden con facilidad.

Si algo me ha impactado y me ha resultado sencillamente genial es el trabajo de fotografía realizado por Robert Richardson que una vez más brilla con luz propia como lo hizo en ‘Inglorious Basterds’, ‘The Aviator’ o ‘Kill Bill’. Un trabajo impecable que sin duda ayuda a sumergirnos en una atmósfera inquietante, a mi parecer, la mejor virtud de la película. Lo demás está correcto sin más.

En definitiva es una buena película que aunque está lejos de las maravillas de ‘The Departed’, ‘Ragging Bull’ o ‘Goodfellas’ está muy por encima del 90% de mierdas que se estrenan actualmente y solo queda felicitar a Martin por tratar de innovar a su edad y adentrarse en géneros que nunca antes ha tocado y más aún si lo hace sin meter la pata. Recomendada.

Puntuación: 5 sobre 7

Entrada también presente en Just4Cool

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Posted in Uncategorized on julio 13, 2010 by joseluis47
Hola a todos. En primer lugar me presentaré. Soy Carlos y me encargaré de comentar, en lo que mi ajetreado tiempo me lo permita, aquellas películas comerciales que te hacen arrepentirte de haber gastado tu dinero y tiempo vital en visualizarlas, tiempo que podrías haber empleado en ver el grácil vuelo de una mosca de la fruta mientras te succionas un dedo de la mano por ejemplo, ya que por lo menos no sería molesto para la visión ni produciría efectos secundarios como naúseas, vómitos o ira.
Y así, nos introducimos en una crítica REAL y OBJETIVA de la tan esperada y venerada en su día WATCHMEN. Antes de empezar a destripar esta obra tan deleznable para los sentidos, quisiera comentaros una anécdota personal para que empaticeis con los horrores producidos en mi por este “film”. Y es que WATCHMEN amigos, es la primera película que me hace arrepentirme y sentirme idiota al empeñar mi dinero y mi energía en desplazarme hasta al cine para poder degustarla, es la primera obra cinematográfica que me produjo ganas de levantarme reales e irme de la sala donde se proyectaba a la media hora de comenzar, previo esputo a la lona sobre la que estaba siendo mostrada. Tras la pelicula, los amigos que me acompañaban se jactaban de mí mientras me veían morderme el puño de la ansiedad producida y me añadían: “Si, es muy mala, lo sabemos”. Y es que tenían razón amigos mios, podría decir sin acritud que he defecado cagarros que colocados en un proyector, DVD, VideoCasette o cualquier aparato con posibilidad de emitir imágenes cinematográficas hubieran dado una mejor imagen ideal que esta aberración. Al día siguiente, cuando recuperé mi estado de bienestar perdido con esta “obra”, intenté buscar por la web el cómic en el que estaba inspirada, porque no podía ser tan mala… lo encontré, y en fin… Entonces ya habréis deducido que se trata de una adaptación a la Gran Pantalla de un cómic de éxito (ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS).

La historia original nos habla de superhéroes retirados, o digamos directamente fracasados, que quieren olvidar un pasado nada glorioso. Hicieron lo que hicieron y en su mayor parte por error, y son tremendamente arrogantes, egoístas, imperfectos, violentos o amargados. En WATCHMEN, bajo un clima de misterio y aventura, nos encontramos con unos hipotéticos EEUU en 1985 en los que los héroes disfrazados forman parte de la estructura de una sociedad que vive en permanente tensión por la posible desembocadura del Holocausto Nuclear entre su país y la URSS. Así, cuando el Comediante, uno de sus antiguos compañeros contra el crimen, es asesinado, el malogrado vigilante enmascarado aunque no menos intuitivo, perspicaz y decidido Rorschach se propone desmantelar un complot para echar por tierra el crédito de los superheroes enmascarados presentes y futuros. Cuando reune a su antiguo grupo de vigilantes contra el mal (de los cuales solo Dr. Manhattan, uno de ellos, tiene verdaderos poderes sobrenaturales) perciben una conspiracion a gran escala vinculada a ellos y con terribles acontecimientos futuros.

Asi, ¿Ha creado Zack Snyder una mala adaptación con WATCHMEN? La respuesta es NO. Todo lo contrario, Zack Snyder, precursor y director de la tan afamada 300 de Esparta, ha sido fiel al máximo a la novela grafica de la que se ha abastecido, tan fiel que no es que se haya ahorrado paginas del comic por tiempo, sino que incluso las ha alargado en momentos clave de la trama (la escena con dialogo del Dr. Manhattan con Espectro de Seda en Marte al amparo del mecanismo de un reloj gigante esta alargada al máximo, y es la escena mas agobiante que he presenciado en mi putisima vida, mas irritante que si nos bebieramos en 10 segundos todas las reservas de cafe de Colombia y media caja de Red Bulls). Y ésto Snyder lo hizo no para que lo alabaran por realizar un adaptacion perfecta sin dejarse nada atrás, sino para contentar a los fans del comic y evitar la típica crítica de falta de escenas novelísticas. En otras palabras, es como asegurarse el éxito económico con un fracaso estrepitoso de la pelicula, que es lujosa, espectacular en efectos, pero superaburrida, superpredecible, superlarga, superabsurda y superbluf. Dos horas y media de imágenes prediseñadas por gente que aboga por la destruccion del buen gusto.

Mas alla de todos los efectos, algunos horribles y amargantes (peleas coreografiadas demasiado largas, fotografia colorista impersonal, algunas tramas destinadas a asombrar a los sentidos sin conseguirlo) WATCHMEN fracasa por varios motivos. Primero, por ser tan fiel al comic, sin oportunidad de introducir ninguna ironia que haga la historia mas llevadera y de lugar a la imaginación (creo que muchas obras escritas se deben quedar en libros, su adaptacion textual a la pantalla pueden hacer que se decoloren). Segundo, por no poder comprender a ningun personaje, o ser dificilísima su comprensión (a pesar de que en la pelicula le dedican a cada uno su espacio escenístico) a excepcion de Rorschach, lo único que se puede destacar de esta película, interpretado por un genial Jackie Earle Haley (nuestro famoso Freddy Krueger), que es el que le da un poco sentido a este conglomerado de estiércol con la habilidad oral y el carisma de su personaje, aunque creo que se le podria haber sacado mas partido. Y tercero, porque el director no es capaz de mantener un clima, un tono, una tensión, una atmosfera que te deje pegado en pantalla, dedicándose exclusivamente a escenas violentas, misóginas y de fascismo puro y duro, que solo contentan a los fans del comic, y asquean a los aficionados al cine, que esperan una película profunda filosóficamente de superheroes, y se encuentran con mierda y mas mierda.

El guión es basura escrita. La película avanza a trompicones, si es que llega a avanzar. En un comic se puede profundizar en cada numero en el pasado, las motivaciones y las razones de cada personaje, pero bajo ningun concepto esto se puede comprimir en una película, ya que da lugar a tramas caóticas y torpes que se matan unas a otras. En definitiva, una historia muy bien adaptada, pero con falta de ensamblaje, con una aventura sin lograr, una investigacion criminal indecente, sin fuerza ni atmósfera, y una accion predecible, exagerada y sin visualidad. ¿Que nos queda? a Rorschach y ganas de vomitar. Vomitar por contar una historia que, como dije, no debe pasar de lo escrito, pero que muestra a los cinéfilos, engañados para ver una película profunda de héroes, que el fin (la muerte de millones de personas) justifica los medios (la paz). Además, no se puede empatizar con unos personajes tan idiotas que se dejan engañar por una trama boba, que incluso cuando quieren manipular (caso de Ozymandias, el supuesto hombre mas listo del mundo) resultan imbéciles. Deleznable es la forma en que el Dr. Manhattan entiende la forma humana. Denigrante es la escena de sexo entre Espectro de Seda y Buho Nocturno, con musica de la época entre pollazo y pollazo y gemido y gemido mientras un vehículo alado expulsa fuego. Ningún personaje tiene sentido, salvo Rorschach, en una película apestosa para olvidar de la que no podría parar de sacar defectos.

Nota: -4 sobre 7 (porque hoy me siento “ausonia”, pero mucho le doy)

Buenas noches y buena suerte.